Todos estos calificativos, recibe el hecho de volar por primera vez de verdad en aviones mas pequeños que los que estamos acostumbrados a subirnos para trasladarnos de una ciudad a otra.

En los últimos años se esta ampliando su uso como una forma de regalo original económico para cualquier ocasión; navidades, reyes, aniversarios, cumpleaños, santos, despedida de solteros, etc.…

En todos ellos prima la seguridad por encima de otros aspectos y además de los modernos y equipados de estos aviones que incluso llevan paracaídas, antes del despegue se realiza junto a la persona que va a subirse un inspección pre vuelo del avión, que le ayudará a conocer algo más este tipo de aeronaves de última generación.

Según su duración y finalidad podemos ir encuadrándolos:

EL BAUTISMO DE VUELO es una primera toma de contacto con el mundo aéreo de una duración de entre 15 a 20 minutos visitando pueblos cercanos y que va dirigido a personas que aún tienen miedo a elevarse del suelo o tienen el deseo de hacerlo pero no saben como van a reaccionar. Son vuelos estables y tranquilos que dan mucha confianza. Cuando finalizan el vuelo todos se quedan sorprendidos por las nuevas sensaciones que han experimentado y siempre el mismo comentario “porque no lo habré hecho antes” y generalmente repiten la experiencia con vuelos de mayor recorrido.

EL PASEO AÉREO, es parecido al Bautismo de Vuelo pero con algo mas de tiempo en torno a los 30 minutos y nos da la posibilidad de ir más lejos y dar más explicaciones de por qué vuelan los aviones, sus instrumentos y controles, así como dejarle al invitado durante algunos momentos los mandos del avión para que sienta como se pilota la aeronave y lo fácil que resulta hacerlo, todo ello supervisado y dirigido por el instructor.

Por último EL VUELO O CURSO DE INICIACIÓN que es nuestro vuelo más demandado, hacemos que la persona que va a experimentarlo se sienta piloto. Consiste en una hora de vuelo aproximadamente con un destino atractivo como por ejemplo las Marismas del Guadalquivir y Entorno del Parque de Doñana o bien volar alrededor de  la ciudad de Sevilla y donde además de unas vistas espectaculares de la zona que se sobrevuela, se puede llevar los mandos del avión como un piloto de verdad lo haría, realizando algunas maniobras de vuelo supervisadas por el instructor que le acompaña. Créanme es mas fácil de lo que pudiera parecer y el recuerdo que les queda a quien lo hacen es eterno. Muchos descubren su vocación al vuelo y terminan haciendo el Curso Oficial de Vuelo Deportivo.

En todos ellos pueden llevar cámaras de fotos o móviles y además de hacer fotos fantásticas y originales, el propio piloto le hará un espectacular reportaje fotográfico para que pueda enseñárselo a los amigos y demostrar que ha pilotado un avión de verdad.

www.aerohispalis.com                                  info@aerohispalis.com