La firma española BellComm ha realizado hoy en Sevilla la presentación mundial del autogiro C-44, una aeronave de gran versatilidad que actualiza la creada a comienzos del pasado siglo por el inventor español Juan de la Cierva.

Técnicos de esta empresa han mostrado en el aeródromo de Los Alcores (Sevilla) este autogiro biplaza a mandos militares y autoridades civiles, coincidiendo con el ejercicio Sur16, considerado el mayor simulacro de una catástrofe a causa de un terremoto, desarrollado hasta la fecha en España.

El precio de compra del C-44 y su coste operativo es diez veces inferior al de un helicóptero convencional, según ha destacado a Efe Flavio Dodero, portavoz de esta firma aeronáutica.

El autogiro C-434 desplaza sólo 320 kilos, pese a lo cual puede asumir una capacidad de carga de 240 kilos y tiene una autonomía de vuelo de cuatro horas, a una velocidad de 160 kilómetros por hora, ampliable a seis horas y 600 kilómetros de distancia si se le incorporan tanques adicionales.

El piloto de esta presentación, el francés Raphael Celier, ha subrayado a Efe que este modelo es una auténtica aeronave “profesional”, con grandes ventajas respecto a los helicópteros convencionales, como su gran maniobrabilidad o la posibilidad de despegar en superficies de sólo 60 metros de largo y de aterrizar en apenas 10 metros.

“Este aparato ofrece el noventa por ciento de las prestaciones de un helicóptero convencional a un diez por ciento de su coste”, ha destacado.

El primer modelo del C-44 presentado hoy en Sevilla es una versión medicalizada que permite la evacuación de un enfermo, ya que el parte frontal del autogiro es abatible y permite introducir una camilla.

El modelo mostrado hoy cuenta, además, con un avanzado dispositivo tecnológico que permite enviar desde la aeronave a un centro médico en tiempo real numerosos indicadores sobre el estado de salud de la persona evacuada, e incluso imágenes de electrocardiogramas o radiografías.

Además de su uso sanitario, este autogiro se puede emplear como aeronave de reconocimiento, para levantar cartografías, control del tráfico, revisión de infraestructuras y tendidos eléctricos, lucha contra incendios forestales o como punto de enlace aéreo para todo tipo de telecomunicaciones, siempre a un coste operativo muy inferior al de un helicóptero convencional.

Un modelo anterior al C-44 ya ha sido usado en Colombia como aeronave para controlas actividades de la guerrilla de las FARC.

Este autogiro nació como una alternativa mucho más económica al elevado precio y coste de mantenimiento de los helicópteros convencionales, por lo que su venta se dirige a países en desarrollo que requieren las capacidades de las aeronaves pero no pueden desembolsar su elevado precio, según ha explicado Dodero.

Por Alfredo Martínez